Facebook Twitter Google +1     Admin

Un mundo irreal

  Estamos en la sociedad del miedo. Estamos en el mundo del miedo. Un mundo irreal que nosotros hemos creado donde creemos ser algo y no somos nada. El miedo es el cancer de la humanidad, colaboracionista indispensable del ego. "Yo soy mejor que tú" "Ese es mejor que el otro" y llenamos nuestra vida de la tela de araña inmensa de las comparaciones, donde estamos atrapados sin saberlo. El caldo de cultivo de la frustración está tomando forma a partir de ahí. ¿Quién eres tú? ¿Quién soy yo? ¿Quién te crees que eres? ¿Quién me creo que soy? Nada. No somos nada y lo somos todo al mismo tiempo. Desde el mismo momento en que el ser humano vive en la inconsciencia se convierte en autómata de su propia vida. Viviendo en un mundo virtual, en un "matrix" que cree real, y todo lo que salga de su realidad, que no es real, no lo acepta. Así, de esta manera, viviendo en la ignorancia del existir el control absoluto y el miedo se hacen los dueños. No avanzamos. Buscamos más o menos inconscientemente el tener razón, el ser el numero uno, el vencer, el ser perfecto... y todo ello ¿Para qué? Para conseguir poder. Este mundo es una lucha de poder que se manifiesta en nuestro total desconocimiento de nosotros mismos. Somos energía. Todo es energía, y nuestro principal alimento es la energía. La energía está presente en todas partes. Todo es lo mismo. Todo son moléculas y átomos vibrando a una determinada frecuencia. Si coges un microscopio y miras a un ser humano, a un animal, a una piedra... ¿Que ves? Moléculas y más moleculas. No sabemos sintonizar con la energía divina del cosmos y entonces ¿Qué hacemos? Nos la robamos unos a otros. A poco que hayas sido sensible a captar habrás experimentado como tras una discusión la persona que ha "ganado" la disputa sale recargada mientrás que la otra sale casi con las orejas gachas. El primero le ha quitado energía al segundo. Se ha alimentado energeticamente de él. Esto se manifiesta en el día a día cotidiano en nuestras interrelaciones con mayor o menor evidencia, pero esta ahí. Tenemos que aprender a ponernos en consonancia con el universo y sentirnos en equilibrio con todo lo que nos rodea. Tenemos que aprender a librarnos de anclajes y cadenas del pasado, de sistemas obsoletos que solo llevan al encasillamiento y a la limitación de nuestro crecimiento. Sólo así encontraremos la paz, porque entonces seremos realmente nosotros en esencia.

05/10/2007 14:46. juanluna #. Espiritualidad

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Nacho

Aparezco para ponerte verde, y blanco, si quieres.
El miedo paraliza, es un recurso de este sistema económico para encerrar a la gente en sus casas y ver el mundo a través de la manipuladora ventana tonta. O para encasillarlos cada domingo en las quinielas, de fútbol o de la fortuna.
Y aparte de energías, querido amigo, es cuestión de repartos. La pobreza no está en el ADN. Y la pobreza genera desperdicio de energías.
Y respecto a otro artículo, "Depende" es una de las canciones más lamentables del universo musical, no hablemos de su letra. Con cariño, a tí, claro, no a Pau Sin Dones.

Fecha: 07/10/2007 15:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris