Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2008.



Las riendas del silencio

  En este mundo ambivalente, donde la telaraña de la ignorancia te retiene, sacas los brazos a veces, creyendo que en los asideros de la libertad te mueves. Eso ocurre hasta que de nuevo te embruteces, con cualquier cosa que por irrelevante, ninguna atención merece. Pero tú caes en la trampa, una trampa en la que has caído ya ciegamente, y el sentir se nubla a costa de un raciocinio irreverente. Es la emocionalidad, la que te hace cabalgar su caballo desbocado, y tú, sin estribos, sin silla, y hasta sin manos, te dejas atontar, y la montas sin dudarlo. Son heridas que en lo más profundo hicieron daño, y que siguen ahí, sin haberse curado. En lo recurrente caes una y otra vez, y aprendes, a palos, que aunque no sean físicos duelen más, pues su efecto no está cuantificado.

  Mientras te creas alguien llevas las de perder, porque no eres nada y mientras en la nada no estés, te perderás en los entresijos del creer, sin saber. Un minuto serás el rey y al siguiente, un excremento, tal vez. El ego te mortifica y no ves, lo verdadero de tu ser. Nadie ha de decirte quien eres ni por qué. Ya lo eres y si te guías por ti mismo lo podrás entender. Pero tú a nadie debes decirle a su vez como es, porque en realidad no lo sabes, así que cállate. Si las riendas del silencio llegamos a sostener, la claridad inundara el todo, llegará la fluidez. Con ello las sonrisas, la paz... y el querer.

08/10/2008 23:52. juanluna #. Espiritualidad No hay comentarios. Comentar.

La claridad del despertar

  Cuando la óptica del ver empieza a perder su sentido empiezas a "no ver", o quizás a ver detrás de ese primer ver ,donde todo el mundo cree ver. Lo que siempre pareció claro pierde su claridad al empezar a despertar. Descubres que la existencia es mucho, mucho más, que el simple aparentar. Donde todo el mundo lo ve claro tú ves más allá y, aunque te tachen de loco...¿a ti que más te da? Simplemente lo sabes y lo demás te da igual. Es como ver una pantalla que apagada está y cuando la miras con otros ojos se enciende por causalidad. Has apretado en el mando el botón de la veracidad y todo lo que ves a partir de ese momento es la universalidad. Nada es lo que parece, es algo más. La mente se rebela, no lo puede aceptar. Se sale de sus esquemas, de su cuadrícula de control total. Entonces llama a las justificaciones, para por el camino de la razón tirar, pero por mucho que lo intente, no lo conseguirá, porque si tú de verdad sientes, la mente, se adaptará. Mente y Corazón unidos en un mismo canal. Te dan como resultado una belleza sin igual. La belleza que eres tú mismo, en todo momento y lugar. La belleza que es el de al lado y todo aquel con quien cruzas tu andar.

  El manto del olvido empiezas a disipar, y ves lo que realmente eres, lo que siempre serás. Una gota divina en la tormenta vital. Igual de importante que todas las demás. Dejémonos llover a gusto, en nosotros está la cualidad. Así el agua de la sabiduría nos inundará y seremos todos en uno hasta el infinito y más allá.

24/10/2008 12:46. juanluna #. Espiritualidad No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris