Facebook Twitter Google +1     Admin

El traje

  Alineados en el montaje cotidiano que nos absorve perdemos el amarre de lo auténtico. Nos vamos a lo complicado. Nos gusta complicarnos. Nos quejamos. Claro reflejo de que el recuerdo está aun lejano. Pero no, ¡está aquí! Quitémosnos la maraña del aturdimiento que nos acompaña por norma. Despidámonos de conceptos que no hacen que otra cosa que estorbar, llenarnos de imágenes preconcebidas sobre lo que es, sobre lo que somos, sobre lo que debemos ser. Ya es la hora de disipar el velo de la ignorancia que nos acompaña. Que se ha agarrado a nuestro cuello como un estrangulador ansioso y no nos deja respirar la Vida, la Esencia, la Unidad, la Divinidad. Juicios, etiquetas, parafernalias, una y otra vez caemos y nos vestimos con un traje que ya está más que deshilachado y lleno de agujeros de inconsciencia. ¡Ya es la hora! El nuevo traje ya está listo, a nuestra medida, nos sienta como un guante ¿a que esperamos para ponernoslo? En realidad, siempre ha estado ahí, esperando que llegaramos, que tuvieramos ojos para verlo. Es el traje de la libertad, de la consciencia, de la sabiduría, del Amor Incondicional. ¿No os habéis dado cuenta de que ya lo llevaváis puesto? Ya se que no. Los retazos de ese traje viejo lo tenían bien oculto. Así que ya sabéis, dejémonos de remiendos sobre un patrón de diseño que ya está más que obsoleto. Compartir, Dar, Recibir, Amar..., estos son los colores del nuevo tejido. Si lo quieres, aquí lo tienes, sólo tienes que elegirlo.

06/04/2010 21:14. juanluna #. Espiritualidad

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris