Facebook Twitter Google +1     Admin

Hsin Sin Ming Meditaciones (CXVI-CXXI)

CXVI

 

Las facultades de las personas pueden ser agudas o lentas,

pero en el Camino no hay primeros ni últimos:

de hecho, hay muchos caminos para andar el Camino.

 

¿Y ante un cruce de caminos?.

Evita elegir entre Bien y Mal,

deja que la Providencia guíe tus pasos

y llena todo de Amor con tu Amor.

 

Si tus pasos se encaminan por una senda donde luce el Bien,

expande su Amor con tu Amor;

si lo hacen hacia una vía por la que surca el Mal,

transforma su No Amor con tu Amor.

 

Comprobarás que Bien y Mal sólo existen en tu corazón.

Y que lo único que Es, en verdad, es el Amor.

En tus manos está utilizar tan poderosa energía:

tú eres el Gran Alquimista de la Creación.

 

CXVII

 

Una única energía fluye del Creador

y bulle en la Creación haciéndola Creadora:

el Amor.

 

El Amor es la Esencia del Ser Uno.

El Amor es el Espíritu del Todo emanado y expandido,

El Amor es la Energía Crística y Cristo mismo.

El Amor es el Espíritu Santo y Dios mismo inmanente en el ser humano,

que lo hace Ser y No-Ser en la Unidad del Ser Uno.

 

Sin embargo, eres libre para rechazar tu propia Esencia.

Nadie te impide, si así lo deseas,

vaciar de Amor tus pensamientos y actos.

De este modo, negarás lo que eres,

te harás daño en lo más íntimo,

tornarás la Luz en oscuridad

y trasmutarás la energía en negativa,

generando lo que llamas Mal.

 

Tienes Poder para hacerlo:

todo el Poder del Creador y la Creación es tuyo.

Utilízalo como quieras.

Depende de tu Voluntad

y es tu elección,

al igual que sus consecuencias.

 

CXVIII

 

Ante la energía negativa no luches ni combatas,

pues la lucha y el combate son los pilares de su fuerza.

Si luchas o combates, por rectas que sean tus intenciones.

terminarás enredado en una tela de araña

que potenciará la fuerza de lo que quieres destruir.

 

La energía negativa es lenta y densa;

la energía positiva es ágil y vibrante.

Armoniza la energía negativa con la positiva

para que se haga la Luz.

 

Es pura Alquimia, la Opus Magna:

su ingrediente clave es el Amor.

Con él, cualquier oscuridad, por densa que sea,

se trasforma en oro resplandeciente.

 

Por don del Creador, también tú eres Creador;

y un Creador no destruye, sino crea.

Por ello, crea con Amor.

 

CXIX

 

En este plano dimensional, la Tercera Dimensión,

percibes oscuridad y luz.

La oscuridad, ausencia de Amor,

para que puedas fusionar lo alto y lo bajo;

la luz, plena de Amor

para que puedas diferenciar lo real y lo ilusorio.

 

Lo superior es interior; lo interior es superior.

Lo inferior es exterior; lo exterior es inferior.

Lo interior absorbe a lo exterior en la Unidad;

lo superior absorbe a lo inferior en la Unidad;

la Luz absorbe a la oscuridad en la Unidad;

y todo es absorbido en la Unidad por el Amor.

 

La Unidad es Amor y Consciencia:

la Consciencia se desenvuelve en Experiencias

y el Amor llena las Experiencias

y las absorbe en la Unidad del Ser Uno.

 

Nada existe sino el Ser Uno.

Es la Fuente en la que todo fluye

y de la que todo emana.

Lo que llamas yo o ser es el Ser Uno

desplegando Experiencias Conscienciales

en el Manantial del Amor de su Unidad.

 

CXX

 

Todo es sencillo.

Las formas son básicamente diferentes en material y apariencia;

y los sonidos, en cualidad agradable o estridente.

Los cuatro elementos brutos vuelven a su propia naturaleza

como un bebé se arrima a su madre;

el fuego calienta, el viento se mueve,

el agua moja, la tierra es sólida.

Ojo y forma, oído y sonido,

nariz y olor, lengua y gusto.

 

Así en todas las cosas:

las hojas se expanden a partir de la raíz;

las nubes van y vienen por el cielo;

la espuma aparece y desaparece en el océano.

 

Alto y bajo son sólo maneras de hablar.

Si quieres ir cerca, no progresas;

si quieres ir lejos, tampoco.

El progreso no es cuestión de lejos o cerca,

sino de ser realmente lo que eres,

esto es, lo que no eres, sino que Es.

 

Humildemente digo a quien indaga el misterio:

no pierdas el tiempo.

Todo el proceso ha de volver a su fuente:

no hay misterio.

 

Tú no existes, yo no existo;

no existimos ni como persona ni como ser.

Todo Es Uno y Uno es Todo:

Absoluto, Indeterminado, Ser y No-Ser.

No hay más, no hay menos.

Mirada horizontal, nariz vertical.

Aquí y ahora.

 

CXXI

 

El Ser no es dual, es lo Absoluto, Ser y No-Ser.

Lo dual es ajeno al Ser,

aunque el Ser lo absorbe como Consciencia.

 

¿Por qué te empeñas en limitarte y encorsetarte

en uno de los lados en los que tu mente divide falazmente la Creación?

Interiorízalo: ¡no eres una parte de la Vida!.

Quítate el velo mental

y mírate en las aguas cristalinas de tu Yo Verdadero,

manifestación consciencial del Ser Uno, Eterno, Infinito.

 

Aquí las vías del lenguaje se detienen.

Acepta todo sin discernimiento;

no prestes atención a palabras, discursos, técnicas y métodos;

y disfruta de la Providencia

en la felicidad de Ser la Providencia misma.

 

Amor Incondicional en la cotidianeidad.

Paz profunda, Silencio absoluto.

Ser y No Ser.

 

Con Amor.

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris