Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2013.



Pobrezas

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen silencio, ni pueden comprarlo.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar, como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que comen basura y pagan por ella como si fuese comida.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen el derecho de respirar mierda, como si fuera aire, sin pagar nada por ella.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen más libertad que la libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que viven dramas pasionales con las máquinas.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que son siempre muchos y están siempre sólos.

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no saben que son pobres.

Del libro "Patas arriba. La escuela del mundo al revés" de Eduardo Galeano.

16/06/2013 15:13. juanluna #. Testimonio No hay comentarios. Comentar.

Libre

¿Qué es ser libre? ¿Lo somos o creemos serlo? ¿Hemos experimentado alguna vez la verdadera libertad?

Grandes preguntas que sólo pueden tener grandes respuestas. Preguntas que necesitan de un cierto grado de introspección, de investigación dentro de uno mismo, de consciencia de lo que realmente es. En la mayoría de los casos, y me incluyo, practicamente nunca hemos experimentado lo que es la libertad, si acaso la hemos vislumbrado. Hubo, hay y habrá múltiples acepciones que pretenden dilucidar el significado de tan renombrado concepto pero es algo que desde el mismo momento que se pretende conceptualizar pierde toda su Esencia. Es algo que o se percibe, se vive y se disfruta a través del corazón, o está delante de nuestras narices y ni siquiera llegamos a olerlo. La libertad, como casi todo, solemos crearla en base a nuestra teórica situación con respecto al otro, a los otros, o a las diversas circunstancias que nos puedan rodear en ese momento y en donde depositamos la responsabilidad de su existencia o carencia. Craso error, pues el responsable siempre eres tú. El mundo de las justificaciones y argucias de la esfera mental está tan machacado que el ruido no nos deja en realidad pensar, y lo que pensamos está tan retocado que si tuvieramos que volver atrás al origen de todo sin lugar a dudas nos perderíamos.

Silencio hermanos. La llave para el camino de vuelta a casa que nos permite conocer nuestra auténtica libertad está escondida en el cofre de los tesoros del silencio de nuestra alma inmortal. Menos hablar, menos pensar y más amar, más Vivir, en libertad.

29/06/2013 14:34. juanluna #. Espiritualidad Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris