Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2013.

Una llamada al Amor

 
¿Puedes imaginar una vida en la que te niegues a disfrutar de una sola palabra de aprobación y de aprecio o a contar con el apoyo de un brazo amigo; una vida en la que no dependas emocionalmente de nadie, de manera que nadie tenga ya el poder de hacerte feliz o desdichado; una vida en la que no necesites a ninguna persona en particular, ni ser especial para nadie, ni considerar a nadie como propio? Hasta las aves del cielo tienen nidos y los zorros guaridas, pero tú no tendrás dónde reposar tu cabeza a lo largo de tu travesía de la vida.
 
        Si alguna vez llegas a ese estado, al fin sabrás lo que significa ver con una visión despejada y no enturbiada por el miedo o el deseo. Y sabrás también lo que significa amar. Pero para llegar a esa región del amor deberás soportar el trance de la muerte, porque amar a las personas supone haber muerto a la necesidad de las mismas y estar absolutamente solo.
 
        ¿Cómo se llega ahí? A base de un incesante proceso de concienciación... y con la infinita paciencia y compasión que deberías tener para con un drogadicto. También te ayudará el emprender actividades que puedas realizar con todo tu ser; actividades que de tal manera te guste realizar que, mientras te ocupas en ellas, no signifique nada para ti ni el éxito ni el reconocimiento ni la aprobación de los demás. E igualmente útil te será volver a la naturaleza: despide a las multitudes, sube al monte y comulga silenciosamente con los árboles y las flores, con los pájaros y los animales, con el cielo, las nubes y las estrellas. Entonces sabrás que tu corazón te ha llevado al vasto desierto de la soledad, donde no hay a tu lado absolutamente nadie. Al principio te parecerá insoportable, porque no estás acostumbrado a la soledad. Pero, si consigues superar los primeros momentos, no tardarás en comprobar cómo el desierto florece en amor. Tu corazón romperá a cantar, y será primavera para siempre.
-------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Anthony de Mello. Una Llamada al Amor (Meditación 23)
13/09/2013 11:10. juanluna #. Grandes Maestros No hay comentarios. Comentar.

Materia versus Espíritu

La necesidad o carencia de lo que creemos necesario determina una situación consciencial que se manifiesta en la menor o mayor presencia del Ser. En demasiadas ocasiones arrastrados por el devenir diario de autoexigencia nos engañamos a nosotros mismos justificando unas necesidades que son pura ilusión. El materialismo nos engancha con su burda vibración y nosotros como pipiolos asustados corremos a darle su parte en nuestras vidas, que en ocasiones resulta ser tan amplia que nos ahoga por completo. Cierto es que somos materia y que por tanto tiene su función y merece su atención. Es nuestro anclaje, nuestro agarre, nuestro abrazo continuo con la Madre Tierra creadora, dadora y engendradora de vida en toda su diversidad. ¿Acaso para huir de la alienante existencia que se ha creado el ser humano no acude a la naturaleza, al mar, al bosque, a la montaña? Ese algo que vibra constantemente en nuestro interior no se cansa de insistirnos y de llevarnos allí donde las oportunidades de encuentro con nuestra Esencia están más a flor de piel. Sí, finalmente todo depende de nosotros, de nuestro libre albedrío, de nuestro empuje, de nuestras ganas, de nuestra apertura, de nuestro amor.

  Queridos, la paz está aquí, siempre ha estado aquí y ya es hora de que os encontréis con ella. Ese estado perpetuo de no necesidad, de no dependencia, de soledad complacida, de ligereza, de armonía, de musicalidad, de alegría, de confianza, de plenitud... Ese estado sois vosotros, son ellos, eres tú, soy yo. ¡Creedlo! ¡Creadlo! Y situaos de este modo en lo que verdaderamente Es. A vuestra manera, a vuestro modo, a vuestro ritmo, el no-tiempo es el que marca este encuentro con el Todo que eres y que siempre has sido. Vive tu Ahora con agradecimiento. Abre los brazos a la vida generosa que no desea otra cosa que otorgarte sus dones. Los problemas, las dificultades, los tropiezos, no son más  que mecanismos de avance convocados por el arte de darse cuenta. Acéptalos y trata de vivirlos constructivamente como una bendición, como una gran oportunidad de ver la grandeza, tu grandeza.

  A poco que lo vayas consiguiendo la vida será como un baile de continuo disfrute donde todas las coreografías son Una, porque tú y el Todo sois Uno. Entonces lo lograrás. Tu baile será único e inimitable, y a la vez suave, fluido, armonioso, y en sincronía con el de todas las criaturas manifestadoras que te acompañan en este viaje. Tu visión se ampliará, de ver tu paso como el único valido pasarás a ver el de los demás como parte del tuyo. De ver sólo tu espacio pasarás a ver el salón entero, después los salones contiguos, después la casa de los salones y más tarde todas las casas que se mostraran infinitas y contentas de tu visita consciente.

  Así que practica el disfrute de lo sencillo y te encontrarás. Usa tu multidimensionalidad como paleta maravillosa de tu arte de vivir. Usa la materia, lo más denso, para tocar, para mostrar sin tapujos ese calor humano que te alimenta, que te nutre, que te hace vibrar a través del templo de tu cuerpo físico. Y usa a su vez tus otras dimensiones, las más sutiles, para comunicar, intuitivamente, telepaticamente, de corazón, viviendo un eterno ciclo de reconocimiento de ti, y vuela, que para eso tienes alas.

14/09/2013 14:19. juanluna #. Testimonio No hay comentarios. Comentar.


Abandonarme a lo que soy para dejar de ser

El manifiesto de lo que no es está concluyendo su epitafio.

Y en los estertores del fallecer

amanezco y renazco.

A la vida real del que no tiene nombre,

del que es todo y nada al mismo tiempo.

Al absoluto despierto,

y cuando duermo

es para ver lo que los ojos abiertos me han ocultado.

Mis brazos se hacen uno en el abrazo entregado.

Al amor, al humano, a todo el que se cruze por mi lado.

Y callo.

Callo para hablar con el silencio como única palabra.

Callo para decir lo que no puede ser dicho de otro modo.

Callo para decirte calla.

¡Callémonos juntos!

¡Cállate a ti mismo!

para poder oírte

como nunca te has oído.

Y Ama. Ámate. Ámame. ¡Ama!

Encontrarás el Amor absoluto,

y verás, verás que lo llena todo,

verás como te llenas de todo.

Eres el Todo.

De lo más pequeño a lo más grande

se halla en ti representado.

¡Vívelo! ¡Siéntelo! ¡Ámalo!

Reconócete en la vida para ser Uno

soltando amarras que ningunean tu existencia.

Abandónate, abandóname,

me abandono.

Abandonarme a lo que soy

para dejar de ser

y darme cuenta así

que siempre he sido.

 

21/09/2013 10:50. juanluna #. Espiritualidad No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris