Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2014.



Ciudad Apariencia

  En Apariencia siempre era de noche. Los habitantes de esta ciudad habían decidido por el miedo a verse demasiado sustituir el sol. En su lugar, la ciudad estaba llena de "luces habílmente programadas" para alumbrar lo justo, únicamente para que los habitantes pudieran moverse sin verse realmente a sí mismos. Estas luces además estaban diseñadas para hacerte creer que ellas eran las portadoras de la única luz real que existía. Te decían cuándo levantarte, cuándo moverte, cuándo quedarte parado, cuándo hablar, cuándo gritar, cuándo aplaudir...incluso cuándo era el momento de no hacer nada. Así, los ciudadanos de Apariencia, vivían todos ocupados de vestirse con llamativas vestiduras que llamaran la atención. Esta era su manera de relacionarse y hacer ver al otro que se era alguien destacado y digno de tener en cuenta. Tan identificados estaban todos con sus vestidos, sus trajes, sus ropas, sus adornos, que desconocían por completo lo que era la desnudez. De hecho, lo que existían eran referencias condenatorias a lo que desnudarse podría suponer para la ciudad, hasta llegar al extremo de criminalizar el acto. Existían centros llamados de reinserción  de"desnudos". En ellos se recluían a aquellas personas que se habían atrevido a escapar de las "luces habílmente programadas" para descubrir que en aquellos teóricos lugares de oscuridad es donde se empezaba a encontrar la verdadera luz. Estas personas descubrieron que en aquellos lugares, lejos de la ciudad, salía el sol, era fácil desnudarse, y descubrir así que la verdadera luz se encontraba dentro de ellos mismos. En estos centros de reeducación se les obligaba a vestirse con trajes fabricados a medida, muy ceñidos, tan apretados que les impedían moverse libremente. Tan sólo podían caminar desahogados por los itinerarios planificados por"los controladores" (los que dirigían los centros y la ciudad), ya que, por ellos, los trajes se expandían. Evidentemente, estos itinerarios coincidían con aquellas calles donde las "luces habílmente programadas" tenían una presencia más numerosa. El foco de estas falsas luces emitía una luz que resultaba imposible de mirar directamente, debido a lo cual, se había extendido la idea de que no era bueno mirarse, las personas no se miraban. Andaban mirando hacia abajo, caminando arrugadas sin saberlo, pues era "lo normal". De esta manera sólo podían ver una cosa, su sombra. No obstante, de tanto mirar su sombra, los habitantes de Ciudad Apariencia, empezaron a darse cuenta que no todo era oscuridad en aquella sombra donde ellos, inevitablemente, cegados por los focos de las "luces habilmente programadas",se habían visto obligados a fijar su mirada durante toda su vida. De repente, vieron que de lo más profundo de esas tinieblas prefabricadas por ellos mismos surgía una luz, su propia luz. Esto empezó a iluminar sus caminos de manera natural. Las "luces habílmente programadas" fueron perdiendo su poder de manipulación, pues los ciudadanos dejaron de creer en ellas para creer en ellos mismos. Las luces se fundieron y volvió a verse el sol. La gente perdió el miedo a desnudarse porque se sintieron preparados para verse realmente y el único traje que existió desde ese instante fue un traje que sólo se podía ver con los ojos del Amor, el traje Libertad.

08/03/2014 22:14. juanluna #. Nueva Cosciencia Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris