Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2014.



El Amor que todo lo es

  Desde aquí quiero compartiros unas palabras de mi amigo Emilio Carrillo, a quien muchos de vosotros conocéis. Palabras que hago mías y vuestras en el sublime acto de la relación y el momento del ahora que nos comunica, que nos revela nuestra existencia desde lo más íntimo de nosotros. Es ahí donde percibimos lo variable y efimero de la forma llegando al convencimiento pleno de que lo que hay detrás de este mundo de ilusión manifestado, de esta maya donde la mente se pierde, es el auténtico Amor que somos y todo es. Así, además, todo se reduce, todo se aclara, todo se simplifica, y lo único que en realidad necesitas hacer es el no hacer, el vibrar desde la no necesidad que te lleva a la abundancia en cada acto y cada momento presente en este trayecto que llamamos vida. A partir de aquí, de este reconocimiento de ti, tus dones, tus capacidades, tu aportación a la obra magna de la creación como creador que eres, se hará más evidente, más brillante, más hermosa, porque en todo instante y lugar, despojado de las ataduras de la inconsciencia, serás Amor.

"El camino a Dios es un aquí-ahora de libertad radical. No hay otra vía real; lo demás son imaginaciones y proyecciones de la mente. Una libertad tan completa que no tiene otra base o fundamento que el puro Amor: Amar el Amor y ser el Amor mismo en toda su plenitud. No hay otra práctica posible de la divinidad. Y siendo el Amor que todo Es y en todo Acontece, no querer nada más que el querer de Dios hasta tener el ser de Dios y en Dios, hasta ser uno con Dios, hasta ser menos que nada para no ser nada más que Dios.

 Para quien ha llegado a ese Endiosamiento, a ese absoluto Vaciamiento, todo sobra: la moral y las leyes; los dogmas y la teología; todos los evangelios, todos los textos, sagrados o no, y todas las palabras; todas las ideas y conceptos mentales; todos los pensamientos, sentimientos, emociones...

Y quien no ha llegado a esa despojada desnudez, seguirá buscando a Dios fuera de sí mismo... En los monasterios mediante rezos; en paraísos creados e iglesias pretendidamente santas; en intermediarios, sacerdotes y maestros; en la penitencia, las obras y el esfuerzo; en las velas, los mantras, los cantos y el incienso... Y continuará imaginando que Dios se halla sujeto a sacramentos, cultos, ritos, himnos, oraciones… a tantas ataduras necias inventadas desde la inconsciencia por la mente humana.
Toma consciencia de lo que eres: solamente Amor; Consciencia Pura y Una que se expresa, manifiesta y expande en la Diversidad y el libre albedrío. Permite que Dios explosione dentro de ti inundando cuanto te rodea desde ti y por ti. Vive libre -más libre, muy libre, encumbradamente libre- en tu raíz, en tu tronco, en todas tus ramas y en todos los frutos de tus ramas, que son el género humano, el mundo, el Cosmos y la Creación completa.
Dios es Amor… Y es yo, que soy Dios porque he cesado de ser yo. Por eso, Amo desde el Amor que soy, Amo y hago lo que me da la gana en un aquí-ahora de libertad infinita, eterna… la divina libertad, la Libertad Divina."
08/09/2014 12:45. juanluna #. Nueva Cosciencia No hay comentarios. Comentar.

El solitario de nadie y nada

Un hombre solitario

vivía acompañado

por seres de otro mundo.

Un mundo deshabitado,

vacío de conceptos,

vacío de esclavos.

Un mundo libre

donde nadie y nada

se daban la mano.

Al no existir existías,

perdido en miles de vidas,

hasta al final encontrarte

donde el corazón latía.

El caminar de este hombre

no decía donde iba

pero todos lo sabían,

sus pasos de silencio

a todos servían de guía.

Allí, hermanados,

todos los seres crecían,

unos y otros venían

para verse en armonía

caminando por la vida.

Eran seres de otros mundos,

ignorantes todavía,

que de no encontrarse a sí mismos

buscando se perdían.

Llegaban al mundo de nada

donde el solitario les recibía,

inundándolos de algo

que ellos ya traían,

una semilla perdida,

de riegos adormecida,

espantada por los ruidos

de una mente marchita.

Caminaban en silencio,

con los pasos de su guía,

descubriéndose a un ritmo

que a todos divertía.

Y cuando se convertían en nadie

y el pequeño yo dormía

volvían a ser lo de siempre

Unidad Divina.

24/09/2014 00:10. juanluna #. Poesía No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris